Pages Navigation Menu

CATÁLOGO DE PINOS SINGULARES

Catálogo de Pinos Singulares Imagen Pinos – Ñameritas 011

El Catálogo de Pinos Singulares es una de las líneas de acción más exitosas y consolidadas del Voluntariado Ambiental de La Caja de Canarias. Esta iniciativa surge a raíz del gran incendio que asola Gran Canaria el verano de 2007, afectando casi en su totalidad a los pinares de la Reserva Natural Integral de Inagua, entre otros territorios del suroeste de la Isla. Desde las primeras experiencias de catalogación en el Cortijo de Inagua, en febrero del año 2008, han pasado varios años en los que se ha conseguido estudiar 435 ejemplares singulares.

Estos números avalan el buen hacer y tesón de los voluntarios y voluntarias que han dedicado jornadas enteras a estudiar y analizar estos ancianos seres vivos. Sin duda, un balance espectacular para una iniciativa pionera, no sólo en Gran Canaria, sino en el conjunto de todo nuestro archipiélago.

Tabla medioambiente

Tabla medioambiente

Objetivos

Los objetivos principales de la catalogación, que mantenemos desde el inicio de esta actividad, son el conocimiento y la protección de los pinos singulares, necesariamente por este orden (“conocer para gestionar”). Además, debemos resaltar la importancia divulgativa y sensibilizadora que posee la labor de catalogación puesto que es una excelente manera de que los voluntarios conozcan de primera mano la realidad y el estado en que se encuentran los pinos objeto de la iniciativa. De esta manera, viven de primera mano las causas y consecuencias del fuego así como la importancia de la protección y conservación del bosque.

Zonas de actuación

Desde el año 2008 han sido visitadas un total de 14 zonas de catalogación, la mayor parte de ellas incluidas dentro de los límites de la Reserva Natural Integral de Inagua exceptuando el Rodal de La Manzanilla (Parque Natural de Pilancones) y los pinos estudiados en el Barranco de Inagua, Barranco de Palos, Cruz de San Antonio, Cortijo de Armas y Cortijo de Majada Alta (Parque Rural del Nublo).

Conclusiones

Los datos obtenidos del catálogo de pinos singulares han permitido extraer algunas conclusiones relevantes que responden al objetivo de conservación del mismo. En este sentido, en el año 2010 se publicaron los primeros resultados de este trabajo a través de la ponencia “300 gigantes. Primer Catálogo de pinos singulares de Gran Canaria” presentada en el marco de las XVII Jornadas Forestales de Gran Canaria. En el presente año 2012, y dentro también de las XIX Jornadas Forestales, se ha presentado la conferencia “Actuaciones sobre heridas de fuego en el pino canario en el marco del Proyecto LIFE Inagua”, que toma como base de estudio el catálogo de pinos singulares para el análisis y posterior restauración de estos árboles. Sin duda, el esfuerzo y la ilusión de los voluntarios y voluntarias se ven reconocidos y valorizados a través de estas iniciativas de conservación.

En años anteriores y con la finalidad de contribuir a la preservación de los pinos singulares, surgen los “Senderos para la protección de pinos singulares”. Esta iniciativa propone una serie de senderos que, apadrinados por colectivos ambientales o agentes sociales, atravesarían zonas con ejemplares catalogados a los cuales se le realizaría una limpieza de combustible tanto en su base como en el interior del hueco. Fueron diseñados y testados dos de estos senderos:
– Cruz de las Huesita- Ñameritas-Cruz de la Huesita.
– Cruz de la Huesita- Alsándara-Cruz de la Huesita.

El primero de los senderos ya cuenta con un padrino, La Vinca- Ecologistas en Acción, que ya realizó el sendero en 2011 y 2012 y que nuevamente lo tiene incorporado a su calendario de actividades de 2013. El segundo, estrena agente social, y va a ser llevado a cabo por el Centro de Mayores de La Isleta que, por primera vez, se suma a esta iniciativa.

Siendo el catálogo de pinos singulares uno de los principales ejes de actuación del Voluntariado Ambiental el objetivo prioritario no sólo es el conocimiento del estado actual de los mismos sino también la formación ambiental de los voluntarios participantes.

Un apartado fundamental de la jornada de catalogación es el descubrimiento de la Reserva Natural Integral de Inagua, las zonas de actuación, los pinos singulares y su importancia, así como los posibles frutos del catalogo que el/la educador/a ambiental transmite a los grupos de voluntarios. El resultado de esta labor es la sensación real de construcción y participación en un proceso que los voluntarios sienten como suyo haciendo de vectores de transmisión de la información al resto de la sociedad y, por tanto, construyendo y consolidando valores ambientales en la ciudadanía.