La Fundación

La fundación

La fundación

La Fundación foto antigua

Quiénes somos

Somos una fundación de carácter ordinaria de la Comunidad Autónoma de Canarias, es una institución sin ánimo de lucro nacida en Las Palmas de Gran Canaria, el 21 de marzo de 2014 e inscrita en el Registro de Fundaciones Canarias con el número 310, con la​ misión de dar continuidad a la Obra Social realizada por La Caja Insular de Ahorros de Canarias, así como a la actividad del Monte de Piedad.​​

Orígenes y hechos

Con la denominación “Caja Insular de Ahorros y Monte de Piedad de Gran Canaria” y por acuerdo adoptado por el Excmo. Cabildo Insular de Gran Canaria en sesión celebrada el día 16 de febrero de 1939 fue creada La Caja de Canarias. En el propio nombre se recoge la herencia de sus primeros orígenes, El Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Las Palmas, nacido en 1914 por el impulso económico de D. Francisco Rivas Moreno, que fuese Delegado de hacienda en las islas, con el encargo al Obispo Marquina. Nacía así en Canarias la primera herramienta de “crédito social” ya existente desde el siglo XV: el crédito prendario. Decretada su disolución como empresa en el mes de febrero de 1939 y traspasando sus bienes, personal y activos y pasivos, se crea la nueva Caja, impulsada por la Corporación Insular.

La presencia de una entidad de las características de una caja de ahorros, unida, como marcaba la tradición y la regulación legal de la época y  que alcanza hasta nuestros días,  a un Monte de Piedad era una necesidad sentida por toda la sociedad, recién salida de una guerra. La población de la isla, especialmente de su capital, corría el peligro de perder los escasos ahorros que poseía y de no poder acometer proyectos empresariales por falta de financiación. Una Caja de Ahorros era entonces, a juicio del Cabildo, una urgente necesidad.

ver

El crecimiento de la Caja Insular de Ahorros y Monte de Piedad de Gran Canaria, denominación original, desde sus primeros años hasta bien entrada la década de los sesenta del siglo XX fue constante aunque pausado. En esta primera etapa de afianzamiento se alcanzan los 36.000 clientes.

Es a finales de los años 60 cuando se produce una expansión considerable de la entidad, pasándose de 23 a 99 oficinas en todas las islas, por una fuerte apuesta de presencia masiva en la provincia de Las Palmas: la cercanía a la clientela podría así alentar cualquier indicio de desarrollo económico y social. Así, a finales de 1980 se alcanzan los 22.000 millones de pesetas en préstamos para sus 250.000 clientes.Texto descriptivo

La presencia de la institución, en un mercado financiero estrechamente regulado para el conjunto de las Cajas de Ahorros, se hace notar en los sectores básicos de la economía canaria: desde la agricultura al turismo, pasando por los Puertos canarios, el comercio y la construcción; es la Caja quien apoya la expansión de la industria turística; al puerto con la creación de un importante astillero. Todo ello sin olvidar a las familias, facilitándoles el acceso a la vivienda con sus préstamos en condiciones ventajosas, así como por las propias promociones impulsadas por la entidad. El comercio canario contó con La Caja como aliado natural para el desarrollo de su actividad.

Es el momento del cambio de denominación, incorporando al resto de las islas de la provincia de Las Palmas: caja Insular de Ahorros pasa a ser la  Caja de Ahorros de Canarias (comercialmente La Caja de Canarias) por su activada en todas las islas, incluyendo a La Graciosa:  La Caja experimentó un desarrollo espectacular. Situada a la vanguardia de la tecnología en servicio a sus clientes, no hay un sector implicado en el desarrollo económico y social de la región en el que no esté presente. Pese a la cada vez más agresiva competencia, se consolida como ente imprescindible en el ámbito de las islas, manteniendo un progresivo crecimiento que la situó en los primeros puestos del ranking financiero en la región.

El 30 de julio de 2010, la Caja Insular de Ahorros de Canarias junto con la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Madrid; la Caja de Ahorros de Valencia, Castellón y Alicante, Bancaja, la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Ávila, Caixa d’Estalvis Laietana, la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Segovia y la Caja de Ahorros de La Rioja suscribieron un contrato de Integración para la constitución de un grupo consolidable de entidades de crédito de base contractual en torno a un Sistema Institucional de Protección. Este grupo poseía 340.000 millones de euros en activos y recibió ayudas del FROB cercanas a los 4.500 millones.

El objetivo de ello era la creación de un nuevo Banco, el Banco Financiero y de Ahorros (BFA) quien posteriormente transfirió a su vez su negocio a la entidad filial y nueva marca, Bankia, creando así el tercer grupo financiero mayor de España. Se constituyó el 3 de diciembre de 2010 y comenzó a operar el 1 de enero de 2011.

Es el Real Decreto-ley 11/2010, de 9 de julio, modificado por Ley 9/2012 de 14 de noviembre, de reestructuración y resolución de entidades de crédito el que determina que procede la transformación de La Caja de Canarias en fundación de carácter especial, al no alcanzar su participación el 25% de los derechos de voto de la entidad de crédito; lo cual deberá producirse en el plazo de cinco meses a contar desde el momento en el que se produzca el hecho determinante de la disolución conjuntamente con la baja en el registro especial de entidades de crédito del Banco de España

El 27 de junio de 2012 se produjo el hecho determinante del proceso de conversión del FROB en acciones del Banco Financiero y de Ahorros, S.A., matriz de Bankia, del que La Caja de Canarias era accionista conjuntamente con las otras seis cajas que formaron el grupo BFA-Bankia; todas las cajas fundadoras perdieron sus derechos de participación. El Fondo de reestructuración ORDENADA bancaria (FROB) se convirtió el 27 de junio en el accionista único del Banco Financiero y de Ahorros, S.A.

En este sentido, el 27 de noviembre de 2012, se produjo el vencimiento del plazo conferido para la transformación voluntaria en Fundación de La Caja de Canarias, y al no haberse ejecutado dicha transformación, se produjo la disolución directa de todos sus órganos de gobierno, instado por el Gobierno de Canarias y su Protectorado de Fundaciones,  y nombrando una comisión gestora a los efectos de materializar la transformación de la Entidad en Fundación. Será la Ley 26/2013 de 27 de diciembre de Cajas de Ahorros y Fundaciones Bancarias la que determine que la Caja de Canarias de transforme en Fundación ordinaria.

logotipoSe crea así el 28 de marzo de 2014, por transformación, La Fundación Canaria Caja Insular de Ahorros de Canarias- FUNDACIÓN LA CAJA DE CANARIAS, entidad sin ánimo de lucro, que recoge sus fines en el artículo 5 de sus Estatutos: “la continuación y mejora de la obra benéfico social, contribuyendo a la promoción del desarrollo y del equilibrio económico y social de Canarias; en particular, la Fundación orientará sus fondos a la mejora del bienestar social, asistencial y sanitario, el fomento de la educación, la formación y la investigación, la promoción y difusión de la cultura, la divulgación y protección del medio ambiente, el fomento de la actividad deportiva, el desarrollo y la innovación empresarial, y, en general, el progreso de la sociedad canaria.”

Así pues, se recoge la labor de la antigua de Obra Social de La Caja en todas sus facetas: la Acción Social, el apoyo en especial a los Deportes Autóctonos, la difusión de la Cultura desde su Centro de Iniciativas Culturales, CICCA, y la colaboración con otras entidades, tanto públicas como privadas, del ámbito cultural.

En su punto 2, dicho artículo recoge que “El Monte de Piedad, salvaguardando su viabilidad, procurará atender las demandas de las clases sociales más desfavorecidas de protección, a través de la concesión de créditos y microcréditos instantáneos de carácter social”. Continúa así la Fundación La caja de Canarias con la labor de “crédito social” ya centenaria que permite el acceso a la financiación a las capas más desfavorecidas de la sociedad canaria.

Órganos de gestión

El Patronato es el órgano de gobierno, gestión y representación de la Fundación La Caja de Canarias designado según los Estatutos.

Presidente:

– D. Blas Gabriel Trujillo Oramas​

Vicepresidente:

– D. Manuel Lobo Cabrera

Secretario General:

– D. Manuel Sánchez Álvarez​

Vocales:​

– Dña. Amparo Marañes Peñate

– Dña. Mª Estrella Martín Domínguez

– Dña. María A. Perdomo Marrero​

Imagen de órganos de gestión
Sala de exposiciones

Tiempo libre

La promoción del tiempo libre en todos los segmentos de la sociedad a través de la Cultura y la práctica de actividades deportivas, fundamentalmente desde una vertiente de dinamización social, constituye otro de los objetivos fundamentales de La Fundación La Caja ​de Canarias.​

Desde su Centro de iniciativas, la Fundación desarrolla actividades culturales y artísticas bajo el objetivo de acercarlas al mayor número y más diverso público posible. El CICCA es uno de los centros más dinámicos de las Islas por la polivalencia de su programación mensual -al acoger en un mismo espacio actividades de música, teatro, danza, exposiciones, proyecciones, charlas y cursos- y por la diversidad de su público, en edad y condición

Tiempo libre

Contacta con nosotros