Pages Navigation Menu

En Mayo el protagonista es: El ‘Cine canario: Carlos Piñar’, entrada gratuita

En Mayo el protagonista es: El ‘Cine canario: Carlos Piñar’, entrada gratuita

ASOCIACIÓN DE CINE VÉRTIGO
Ciclo de mayo 2016
‘Cine canario: Carlos Piñar’

Lugar: CICCA. Entrada gratuita.
18:30 horas
Digital

Lunes 9
El niño y el muro, de Ismael Rodríguez. México/España, 1965, 85 min.

Lunes 16
Mecánica nacional, de Luis Alcoriza. México, 1971, 104 min.

9 mayo de 2016

El niño y el muro
México/España, 1965, B/N
Duración: 85 minutos
Director: Ismael Rodríguez
Guion: Pedro Mario Herrero, Ismael Rodríguez, (historia Jim Henaghan)
Fotografía: Alfredo Fraile
Montaje: P. de Nieva
Música: Adolfo Watzman
Productora: Diana Films / Juan de Orduña, P.C.
Intérpretes: Daniel Gélin, Yolanda Varela, Nino del Arco, Inma de Santis, Linda Christian, Carlos Piñar,

Sinopsis: Drama filmado en exteriores en la ciudad de Berlín, cuenta la historia del niño Dieter; que vive en la parte Occidental de esa ciudad, y tras comprar una pelota de fútbol, se le cae al otro lado del Muro, a la parte Oriental. Tras infructuosos intentos por conseguirla hará amistad con una niña, Martha, que vive en la parte Oriental del infausto muro, que en ese momento, 1965, era otro país y otro Régimen político; con ella negociará la recuperación de su balón.

16 mayo de 2016

Mecánica nacional
México, 1971, Color
Duración: 104 minutos
Director: Luis Alcoriza
Guion: Luis Alcoriza
Fotografía: Alex Phillips, Jr.
Montaje: Carlos Savage y Juan José Marino
Música: Rubén Fuentes
Productores: Ramiro Menéndez, Productor Ejecutivo: Jaime Alfaro
Intérpretes: Manolo Fábregas, Lucha Villa, Alma Muriel, Héctor Suárez, Sara García, Pacho Córdoba, Marina Falcón, Carlos Piñar,

Sinopsis: Comedia costumbrista rodada cerca de la carretera libre a Cuernavaca, cuenta como el dueño de un taller mecánico, Eufemio, va a una carrera de autos con toda la familia y amigos, y durante el trascurso de la misma su madre, doña Lolita, fallece; dando paso a una serie de acontecimientos hilarantes de todo tipo a cual más disparatado.

‘Carlos Piñar’

La familia de Juan Carlos Piñar Aguilera, de origen andaluz, se instaló en Canarias por necesidades laborales del padre, capitán de barco. Juan Carlos nació el 19 de noviembre de 1945 en Las Palmas de Gran Canaria y cinco años después, tras el fallecimiento de su padre es internado en un estricto colegio religioso. Allí encuentra refugio en la natación, llegando a ser campeón de España con 15 años y recibiendo una beca para competir en los Juegos Olímpicos de Roma. Su porte atlético le abrió las puertas de la moda y, poco después, del cine, debutando en Margarita se llama mi amor (Ramón Fernández, 1961), poco antes de encarnar al mayor de los hijos de Alberto Closas en la legendaria La gran familia (Fernando Palacios, 1962).

Su vida da un giro en 1964, mientras rueda Vacaciones para Ivette en Madrid con José Mª Forqué. En la misma sala en la que se visiona el material filmado, coinciden con el director mexicano Ismael Rodríguez, que rodaba en Madrid El niño y el muro (1965) sin encontrar al actor que encarnara a uno de los personajes. Al ver a Piñar en pantalla, Rodríguez supo que ese era su hombre. La película fue todo un éxito y le permitió a Piñar filmar otras cinco películas en México, donde termina convirtiéndose en uno de los rostros populares del cine, el teatro y la televisión. Entre sus trabajos más conocidos en esa época están Despedida de soltera (Julián Soler, 1965) y Autopsia de un fantasma (Ismael Rodríguez, 1966).

Convertido en una estrella en México, Carlos Piñar entra en los años setenta con papeles cada vez más protagónicos, como los de la controvertida Cristo 70 (Alejandro Galindo, 1970), o en títulos de gran repercusión, como Mecánica nacional (1972), con la que el reputado Luis Alcoriza ganó el Ariel al Mejor director. Este éxito en el cine lo compaginaba con telenovelas como El chofer (1974). Todo ello poco antes de recibir la noticia de que todos los españoles no residentes en México tienen que abandonar el país, al romperse las relaciones con España.

Regresó poco después, retomando su carrera a las órdenes de José Mª Fernández Unsáin (Cuando tejen las arañas, 1979) o Roberto Gavaldón (La vida difícil de una mujer fácil, 1979). Vuelve a España para encarnar al hijo de Alberto Closas en La familia bien, gracias (Pedro Masó, 1979) y aprovecha su tirón en telenovelas como Marcha nupcial (1977) o Cenicienta (1981). Sin embargo, su carrera recibió un varapalo en 1982, mientras filmaba la telenovela Vivir enamorada. Televisa, siguiendo dictados del gobierno del nuevo Presidente De la Madrid, ordenó el despido de muchos de sus trabajadores al amparo de una cruzada moralista en la que Piñar fue acusado de comportamientos impropios y conductas conflictivas. Enormemente desencantado, Carlos Piñar anunció su retiro definitivo de la actuación después de protagonizar Con el cuerpo prestado (Tulio Demicheli 1983) para dedicarse desde entonces a la escultura y a la pintura.

c

Leave a Comment

Por favor inicie sesión para comentar.